miércoles, 3 de marzo de 2010

Y fue cuando me dije

Hace un par de años, me ocurrio algo muy gracioso. Tenía yo 15 años y apenas iba saliendo de la secundaria, era la época en la que no sabía que pedo con mi vida y me la pasaba pedo y en tocadas la mayor parte de mi tiempo. Y fue antes de una tocada cuando la vi, a lo lejos, platicando con mi excuñada y hermana de Enrique, una rockera de cabello largo lacio y rojo, una piel como de muñeca, ojos grandes y un cuerpo bonito.

Bien, ahora vamos a saltarnos la parte en la que después de la tocada me empedo y me hago el interesante sintiendome Mauricio Garcés con ella y después de un par de bochornosas cosas, le saco su nombre, teléfono, dirección y una invitación al cine. La llamaremos Polixena.

Como a la semana de haber salido con ella, le digo a Enrique -Creo que me gusta Polixena- a lo que con una mirada extraña me respondió solo con un -¿neta?- y ahí quedo. Y él corrió la voz a medio mundo, me di cuenta por el hecho de que en las tocadas cada que ella iba todos en coro decían gritaban -¡OHHHH POLIXENA!- y fue cuando me dije: -Jonathan, la cagaste por hocicón-

Así paso un mes, yo seguía con mis tips para ligar con el huracán cuando un trágico sábado estaba con mis exmejores amigos Ivan y Enrique y llego Polixena y por medios que no pienso revelar descubrí... ¡que era lesbiana!

puta, las risas y la carrilla no se hicieron esperar. Lo triste fue qué todo mundo sabía eso, ¡claro! todo mundo menos el pendejote de mi.

Y fue solo en ese preciso momento cuando me dije:

-Jonathan; eres un soberano pendejo.

¿y todo esto a que viene? a nada solo lo escribí porque hoy, iba de regreso en la combi cuando escuche esta canción y me recordo esta anécdota y también que tiempo después en un viaje se la pasaron cantandomela.

Sniff...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...