martes, 22 de febrero de 2011

Bitacora del pulgar

A finales de enero, estaba yo felizmente en mis clases de Muay Thai, a mitad de la clase, me pidieron dar cincuenta patadas a un costal con ambos pies, mi muy intenso instructor quería "sentir" el golpe, que pegáramos como hombrecitos. Al ser yo diestro, en las primeras cincuenta patadas con la derecha me saque un diez =) peeeeeero con la izquierda pateaba peor que Doby drogado y con poliomielitis. 

"No siento el golpe. ¡¡Pegale fuerte!! ¡¡como hombre!! ¡¡quiero sentir!!"

Basto que me dijera gritara eso para que en mi mente me dijera yo "¿ah si puto? ¿quieres fuerte?" seguido de la pendejada de pegarle con la punta del pie. Si, moví el costal. Pero me chingué mi dedo pulgar. Si, triste y pendejamente, énfasis en pendejamente.

40 minutos después de la patada.

Se la enseñé a mi papá y me dijo que tenía que anesteciarme y con un bisturí quitar pedazos de los lados de la uña para que se desinflamara, porque si me la dejaba así sin atenderme, jamás se iba a desinflamar. "Bleh... solo quiere jugar al carnicero conmigo, solito se quita" pensé. Mal hecho.
10 días después de la patada.

En este punto, dije "Supongo que mi papá al ser médico sabía de lo que hablaba" ¿y que hace un verdadero hombre? se aguanta el dolor y se dice a sí mismo "Mañana me atiendo". Mal hecho.

17 días después de la patada. "Solito se quita FAIL"

¿Cómo chingados mi pulgar se volvió cuadrado? Misterio. Ok en este punto acepté mi derrota y le dije a mi papá que procediera, cuando me vio el dedo, me dijo:

Papá: -No mijooo, como dejaste pasar tanto tiempo te voy a tener que quitar toda la uña y te va a doler mucho porque desde aquí se ve que tienes bastante tejido muerto, de hecho ya hasta huele.
Yo: ¬¬
Papá: -Es enserio. ¿voy por mis cuchillos (bonita forma en la que él se refiere a sus herramientas) ó solito crees que se quite?
Yo: ¬¬

Después, me sentó en el sillón y me dijo "Te va a doler mucho. Primer puteria y te mando con un podologo, así que mejor traete una toalla para morder". Y pues primero, me pusieron seis piquetes para anesteciarme, SEIS pinches y dolorosos piquetes. Cuando la anestesia me hizo efecto, me apachurro con los dedos el pulgar y no me pregunto si dolia, puesto que amm... grité me queje un poco. Seguido de eso, vino una de las experiencias más dolorosas fisicamente hablando que me ha tocado experimentar. Me metío una especie de tijeras entre el borde de la uña y la carne, seguido de un "Lo voy a hacer en 3 segundos, enserio, volteate y muerde una toalla" no, no, no... grité mientras escuché el crujir de mi uña identico al sonido de cuando aplastas una cucaracha. Después con otras tijeras retiro mi uña.


Le pienso enviar mi uña a Ara, la va a amar.
Y ya, no pudé ir a Hidalgo con Emmanuel ese día ni al día siguiente salir con Karen. =(

Y pues para los que aún se pregunten si duele, pues si, si duele y un chingo.

Sniff...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...