lunes, 20 de julio de 2009

Me duele el cuerpo.

Al parecer, sin haberlo planeado -mucho- he estado inmiscuido en un peculiar maratón:

Miércoles; Mensaje de texto: “Tu. Yo. Alcohol. Urge” ¿Quién soy yo para negarme ante tal orden de palabras?

Dos cawuamas, un vodka, un absolut y una patona de bacardi. Éramos solo dos, ambos con muy convincentes motivos para empedarnos, así lo hicimos. Yo vomité, me revolqué, lloré, creo que utilicé el estéreo como karaoke, pero sobre todo, arregle las cosas conmigo mismo. Estoy en tregua. Después, sentado, me quede dormido en el sillón y así como cerré los ojos, dos horas después los abrí en la misma posición. Más tarde me fui a mi casa, puse la alarma para que sonara cuarenta minutos después y me dormí. En cuanto sonó la alarma, me levanté y tomé el teléfono.

No puedo revelar el nombre de esta persona por seguridad, ya que hay alguien que lee el blog que lo puede acusar con su novia.


Jueves; Todo crudo, voy al gimnasio. El horror. Después llegó a mi casa, recojo algo del desmadre de mi cuarto, me baño y después a recuperar horas de sueño. Iban a dar las doce, cerré los ojos unos veinte minutos, cuando suena mi celular; “Hola amor, llego como a la una a tú casa ¿va? Te amo”. Era Salomé. En chinga me paré a recoger mi desmadre de tal manera que se pudiera circular libremente por el cuarto, medio tendí la cama, me cambie de ropa, me perjumé y me puse a jugar Gears of War en lo que llegaba.

Llegó, estuvimos un rato jugando. Fuimos a comprar algo de comer cerca de mi casa, y cuando regresamos:

-Oye, ¿qué crees? No tengo refresco ni nada, dame chance de ir rápido por uno a la tienda ¿va?
-Mejor compra dos cawuamas.
-este…jejemmm… ¿segura?...
-¡Si!
- Ok


Y ya, comimos, tomamos y después nos devoramos –me devoró-. Acabé casi muerto. Ya como a las seis y media la acompañe a su casa. Llegué a mi casa para acostarme un rato y veo a mi hermano todo feliz, pidiéndome salir a jugar tocho, le dije que no, me dijo que me iba a acusar por haber llegado todavía medio pedo ayer y porque encontró una cajetilla de cigarros en mi chamarra, al ver sus argumentos, le dije que sí. Yo creo que jugué como una hora cuando en una jugada recibí el balón y cuando estaba dispuesto a correr solo alcancé a ver a un cabrón de catorce años que me duplica el físico que venía directo hacía mi con la intención de hacerme daño.
Lo miro a los ojos. Parpadeo. Lo tengo a 15cm de mi cuerpo. Parpadeo. Veo el cielo. Cierro los ojos.


Viernes; Abro los ojos, no tengo recuerdos de cómo llegué a mi cama, lo último que recuerdo es a un amigo de mi hermano queriéndome taclear

¬¬

Eran las nueve de la mañana y me puse un pants y una playera para ir al gimnasio. El horror. Llegué, me bañe y antes de acostarme a leer, como lo tenía previsto. Recibo un mensaje del Doby: “Que tranza valedor, ¿vas a ir? No me salgas con mamadas”, llorando me puse un pantalón y una playera y me fui. Ya encontré a todos y Doby no estaba, lloré con Laura hasta que a lo lejos vi a alguien bajando el puente al puro estilo de la pantera rosa, era él. Laura arregló que abrieran el lugar para nosotros. Fue un poco extraño porque afuera decía “rock en vivo” adentro tenían reggaetón y en las pantallas vídeos de 50 cent. Lo único de rock que se escucho fue Metallica, AC/DC y Guns ´N´Roses y eso, una canción de cada uno. Y sentados todos, todo bien aburrido.

Me la pase en un sillón fumando como chimenea junto con Doby. Hasta que Laura nos presentó a un par de sus amigas. Ahí estuvimos hablando un rato. Doby sorprendentemente se ligo a una chava bastante bonita. Mañana ó en un rato subo los inéditos “Tips para conquistar mujeres con Doby”.

Cuando me aburrí comencé a corear: -¡¡tenemos seeeeeeeed!!

Y como era el único que gritaba y por ende, el más aguerrido, juntamos para una cubeta. De las diez cervezas que había me tomé cuatro, Doby se tomó una, su “amiga” una, la Morlet dos y quien sabe que fue de las otras.

Cuando Doby me abandonó y me quedé solo en el sillón fumando, comencé a hablar con una chava, también amiga de Laura que se llamaba Sandra, Tania, Ana ó Berenice, no recuerdo. Pero me llevé bien con ella y cuando estaba a punto de conquistarla, recordé que quizás después de lo que estábamos a punto de hacer no me interesaría volverla a ver, que cuando me llamará me haría el desaparecido y que probablemente nunca me daría lo que yo busco, cómo Salomé. Así que tomé una actitud de maricón y así la mantuve toda la noche. Más noche me tocó llevar a mi perra con un amigo de mi papá porqué se enfermo, la llevé hasta Valle Dorado.

Dormí un poco en el camino de regreso. Llegué a la dos de la mañana a mi casa y en cuanto toque la almohada me morí. Con todo y ropa.


Sábado; Me levanto temprano para ir a clase de ingles. A penas llego a tiempo. Me la paso distraído la mayor parte del tiempo. Israel, un compañero de la clase, en el receso me dijo que iba a tener una pequeña reunión en su casa, que si yo gustaba, después de las tres podía llegar. Nada me convencía hasta que dijo que iban a estar jugando Guitar Hero Metallica.

-Yo llevo la otra guitarra.

Llegué como a las 4 y le mandé un mensaje diciendo que me acababa de bajar de la combi, que saliera por mí. “Estoy en la Mega comprando el pomo, espérame en el banco que está afuera”. Y ya, lo estuve esperando, todavía se tardó como quince minutos y cuando llego estaba acompañado de otros dos tipos.

Cuando llegamos ayudé a bajar las bolsas y no, no, no… traían como cuatro botellas que desconocía, una patona de bacardi y dos de malibu, más tarde fuimos a comprar cinco cawuamas. Me presento con sus dos amigos, que me duplicaban la edad, ellos ya estaban a punto de llegar a los cuarenta y yo todavía no llego a los veinte. Israel es el único a la mitad, creo que tiene veintinueve.

Estuvimos botaneando, cheleando y jugando póker y viendo el maratón de two and a half men. ¿saben? es triste cuando te das cuenta de que tomas a la par de gente mucho más grande que tú.




Israel y AnielCarlos

Bueno, éste no necesita presentación.

Fue hasta más noche cuando ya pedos, jugamos Guitar Hero. Israel a la batería, Aniel al bajo y yo a la guitarra. Carlos era como el que hechaba porras, el que gritaba:

-El bateria se esta llendo de ladoooo

-Ese guitarro ya esta pedoooo….

-El bajista ya esta todo mareadooo

-Hidraten al guitarrooooo…..

-Ya se cayo el bateriaaaaa…….

Y así se nos fue toda la noche.
Y ya, escribiria lo que paso ayer, pero ya me duelen los dedos de los pies (que es con lo que estoy escribiendo ahorita). En realidad, me duele todo.

Y esperen en unos días la baraja del blog. Por motivo de la salida de prepa.

Buen inicio de semana. Ya apagué el celular, creo que me puedo ir a dormir.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...